MODESTO, Calif. (13 de julio de 2011). Incluir almendras en el desayuno, que por mucho tiempo ha sido conocido como el alimento más importante del día, puede ayudar a prolongar la sensación de saciedad, según los resultados de un reciente estudio.

 

El estudio, Acute and second-meal effects of almond form in impaired glucose tolerant adults: a randomized crossover tria (Efectos alimentarios agudos y secundarios de una forma de almendra en adultos con intolerancia a la glucosa: un estudio cruzado aleatorizado), publicado en febrero de 2011 en el Journal of Nutrition and Metabolism, halló que consumir un desayuno que contenga almendras (un alimento con bajo índice glucémico) ayudó a estabilizar los niveles de glucosa sanguínea durante gran parte del día al tiempo que mantuvo a los participantes del estudio con saciedad por un periodo más prolongado.

"Esta investigación indica que agregar almendras a un desayuno rico en carbohidratos puede resultar en concentraciones más bajas de glucosa sanguínea después de los alimentos, tanto desayuno como almuerzo, cuando se compara con un desayuno rico en carbohidratos", dijo el Dr. Richard Mattes, Ilustre Catedrático de Alimentos y Nutrición de la Universidad Purdue, y coautor del estudio junto con Alisa M. Mori y Robert V. Considine de la División de Endocrinología del Departamento de Medicina de la Universidad de Indiana en Indianápolis. "Se tiene la hipótesis de que varios componentes de las almendras ayudan a moderar los niveles de glucosa después de los alimentos, tales como los ácidos grasos insaturados y la fibra. Esta es una gran noticia para los ciudadanos estadounidenses que se enfocan en recomendaciones alimentarias para ayudar a controlar las respuestas de glucosa sanguínea después de comer.

  1. investigadores evaluaron los efectos de varias formas de almendras en indicadores de sensibilidad a la insulina y saciedad en sujetos con prediabetes. Los participantes que consumieron un desayuno que incluía almendras enteras tuvieron una sensación más prolongada de saciedad y concentraciones más bajas de glucosa sanguínea después del desayuno y de un segundo alimento en comparación con los sujetos que consumieron desayuno de control. Se notó que las almendras enteras brindaron la mayor sensación de saciedad. El desayuno de prueba que incluía almendras enteras moderó las concentraciones de glucosa postprandial mejor que los desayunos que incluían crema, aceite o harina de almendra.

Generalidades del estudio

Limitantes del estudio: aunque los alimentos de prueba se igualaron para el contenido de carbohidratos disponible, no se igualaron para valor energético ni composición de macronutrimentos. Se requiere de investigaciones adicionales para evaluar los efectos a largo plazo de incluir almendras en el desayuno en las concentraciones de glucosa sanguínea.

Los participantes: 14 adultos con intolerancia a la glucosa, con una edad promedio de 39 años.

El estudio: el estudio fue aleatorizado, de 5 brazos, cruzado. A cada participante se le dio ya fuera un desayuno de jugo de naranja y farina (crema de trigo) que contenía 1.5 onzas de alguna forma de almendras (enteras, crema de almendra, aceite de almendra, harina de almendra) o un desayuno de control de jugo de naranja y farina (crema de trigo) sin almendras ni productos derivados de éstas. Los desayunos de control y de prueba tuvieron el mismo contenido de carbohidratos. Después del desayuno, se midió la glucosa sanguínea, la insulina, los ácidos grasos libres no esterificados (NEFA), péptido similar al glucagón tipo 1 (GLP-1) y las sensaciones de apetito. 4 horas más tarde, se le dio a cada participante un almuerzo estándar, después del cual se recolectaron las mediciones.

Los resultados: el estudio halló que la adición de almendras enteras al desayuno incrementó significativamente la saciedad, y disminuyó las concentraciones de glucosa sanguínea durante el día en comparación con el desayuno de control. El aceite de almendra tuvo un menor efecto, aunque similar, en las concentraciones de glucosa sanguínea después de comer que las almendras enteras; sin embargo, tanto las almendras enteras como el aceite de almendra redujeron significativamente la respuesta a la insulina después del segundo alimento en comparación con el desayuno de control.

Acerca del Almond Board of California

Los consumidores de todo el mundo disfrutan las almendras de California por ser un producto natural, nutritivo y de calidad, lo que hace de ellas la exportación agrícola líder de California en términos de valor. El Almond Board of California promueve las almendras a través de su enfoque basado en la investigación de todos los aspectos de comercialización, cultivo y producción a nombre de más de 6,000 agricultores y procesadores de almendras de California, muchos de los cuales han sido operaciones familiares por generaciones. Establecida en 1950 y con sede en Modesto, California, el Almond Board of California es una organización sin fines lucrativos que administra una Orden de Comercialización Federal decretada por agricultores bajo la supervisión del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos. Para obtener más información sobre el Almond Board of California o sobre almendras, visite la página www.AlmondBoard.com.

# # #

Resumen

Antecedentes: el consumo de nueces puede reducir el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2. El objetivo del estudio era medir los efectos  alimentarios agudos y secundarios tras el consumo de almendras en la mañana y determinar la contribución de diferentes nueces.

Métodos: 14 adultos intolerantes a la glucosa (IGT) participaron en un estudio aleatorizado, de 5 brazos, cruzado donde se incorporaron almendras enteras (WA), crema de almendra (AB), harina de almendra desgrasada (AF), aceite de almendra (AO) o cero almendras (vehículo - V) en un desayuno con 75 g de carbohidratos disponibles. Se evaluaron las concentraciones postprandiales de glucosa sanguínea, insulina, ácidos grasos libres no esterificados (NEFA), péptido similar al glucagón tipo 1 (GLP-1) y sensaciones de apetito después de los desayunos de tratamiento y un almuerzo estándar.

Resultados: las almendras enteras atenuaron significativamente el área incremental bajo la curva (iAUC) de la glucosa sanguínea después del segundo alimento y de todo el día y proveyeron la mayor sensación de saciedad. La crema de almendra y el aceite de almendra disminuyeron la iAUC de la glucosa sanguínea en la mañana, mientras que la iAUC de glucosa sanguínea durante el día se atenuó con el aceite de almendra. Las almendras enteras y el aceite de almendra provocaron una mayor respuesta a la insulina en el segundo alimento, en especial en la fase postprandial inicial, y concurrentemente suprimieron la respuesta de los NEFA del segundo alimento. Las concentraciones GLP-1 no variaron significativamente entre tratamientos.

Conclusiones: la inclusión de almendras en el desayuno disminuyó las concentraciones de glucosa en la sangre e incrementó la saciedad tanto en el periodo inmediaro o postprandio como después de un segundo alimento en los 14 adultoscon intolerancia a la glucosa que participaron en este estudio. El componente de lípidos de las almendras es probablemente el responsable de la respuesta inmediata después de los alimentos, aunque no puede explicar la respuesta diferencial del segundo alimento de crema de almendra en comparación con almendras enteras y aceite de almendra.

 

 

Notas al pie:


1- Buenas noticias para la grasa. Las pautas Alimentarias de los EU recomiendan que la mayoría del consumo de grasa sea insaturada. Una porción de almendras (28g) contiene 13g de grasa y sólo 1g de grasa saturada.