Para más información:

Nutrióloga Sheila Weiss
(202) 973-2943

Sheila.Weiss@porternovelli.com

Nutrióloga Jenny Heap
(209) 343-3244

JHeap@almondboard.com

Modesto, CA. Debido a que casi 16 millones de estadounidenses viven con prediabetes—una condición que es la precursora a la diabetes tipo 2—y a que se espera que la mitad de los estadounidenses tengan ya sea prediabetes o diabetes tipo 2 para el año 2020, los enfoques nutricionales para mantener niveles saludables de azúcar en la sangre son esenciales.1,2 Los hallazgos de un estudio científico que examinaron los beneficios potenciales para la salud de consumir almendras se publicaron en junio de 2010 en el Journal of the American College of Nutrition. El estudio enfatiza que incluir almendras como parte de una dieta saludable puede favorecer el control de la sensibilidad a la insulina y niveles saludables de colesterol LDL en personas con prediabetes.3,4

 

El estudio analizó los efectos de consumir una dieta que incluye almendras con factores relacionados con la evolución de diabetes tipo 2 y enfermedad cardiovascular en adultos con prediabetes. Después de 16 semanas de consumir una dieta con almendras o libre de nueces, ambas con base en las recomendaciones de la Asociación Americana de Diabetes (ADA), el grupo que consumió la dieta adicionada con almendras mostró mejoras estadísticamente significativas en los indicadores de sensibilidad a la insulina y de niveles de colesterol LDL, los cuales son factores de riesgo para enfermedad cardiaca y diabetes tipo 2. Algunas salvedades son que a pesar de que se pidió a los participantes en el estudio en ambos grupos que consumieran la misma cantidad de calorías de carbohidratos, hubo menos consumo auto reportado de carbohidratos entre las personas del grupo de almendras y, aunque las dietas fueron calculados por nutriólogas registradas, los alimentos no fueron consumidos. Los datos sobre dieta y nivel de actividad física del estudio se basaron en el reporte de participantes.4

 

"Hemos avanzado enormemente en la investigación sobre enfermedades crónicas, desde evidencias sobre tratamiento efectivo hasta apoyo para la prevención efectiva", dijo la Dra. Michelle Wien, Catedrática Auxiliar de Investigación en Nutrición en la Escuela de Salud Pública de la Universidad Loma Linda y principal investigadora de este estudio, el cual se llevó a cabo en la Universidad de Medicina y Odontología de Nueva Jersey. Wien agregó: "Es prometedor para las personas con factores de riesgo de enfermedades crónicas, como diabetes tipo 2 y enfermedad cardiovascular, que las modificaciones alimentarias pueden ayudar a mejorar los factores que desempeñan un papel potencial en el desarrollo de la enfermedad. Sería benéfico llevar a cabo estudios de alimentación y metabolismo estrictamente controlados así como estudios postprandiales que cuenten con cantidades controladas de carbohidratos para confirmar los hallazgos de este estudio, el cual se realizó entre una población no hospitalizada.


Generalidades del estudio

 

Los participantes: 65 adultos con prediabetes (48 mujeres y 17 hombres) con una edad promedio de 53.5 ± 10 años participaron en el estudio.4 Un total de 54 de estos participantes completaron el estudio. 11 se retiraron (7 del grupo de intervención, 4 del grupo de control), principalmente debido a conflictos de horarios.


La dieta: la población del estudio se dividió de forma aleatoria en grupo de intervención y grupo de control. El grupo de control consumió una dieta que seguía las recomendaciones de la Asociación Americana de Diabetes (ADA) y que consistía en 15 a 20% de calorías provenientes de proteína, 10% de la energía total de grasa saturada, 60 a 70% de carbohidratos y ácidos grasos monoinsaturados (MUFA) y <300 mg/día de colesterol por 16 semanas, excluyendo todas las nueces. El grupo de intervención consumió la dieta recomendada por la ADA con 20% de calorías provenientes de almendras. Algunas salvedades son que a pesar de que se pidió a los participantes en el estudio en ambos grupos que consumieran la misma cantidad de calorías de carbohidratos, hubo menos consumo auto reportado de carbohidratos entre las personas del grupo de almendras y, aunque las dietas fueron calculadas por nutriólogas registradas, los alimentos no fueron consumidos. Los datos sobre dieta y nivel de actividad física del estudio se basaron en el reporte de participantes.4
 

Los resultados: el grupo de intervención, que consumió una dieta enriquecida con almendras, mostró mayores mejoras en los niveles de insulina en ayunas (-1.78 µ U/ml vs. +1.47 µ U/ml, p=0.002), el análisis del modelo homeostático para evaluar la resistencia a la insulina (-0.48 vs. +0.30, p=0.007), el análisis del modelo homeostático para evaluar la función de células beta (-13.2 vs. +22.3, p=0.001) y reducciones significativamente clínicas en colesterol LDL (-12.4 mg/dl vs. -0.4 mg/dl, p=0.052) en comparación con el grupo que con consumió nueces.4
 

Limitantes del estudio: la muestra única de insulina en ayunas y el tamaño de la muestra son limitantes de este estudio, así como posibles errores en el auto reportaje de pacientes sobre consumo alimentario y diferencias en consumo de carbohidratos entre ambos grupos. 4

Este estudio sugiere que consumir una dieta recomendada por la ADA donde el 20% de las calorías totales provengan de almendras durante 16 semanas puede ayudar a mantener la sensibilidad a la insulina y niveles saludables de colesterol LDL en individuos con prediabetes.4 Las mejoras en los niveles de colesterol LDL se enfocaron en la importancia estadística. Los nutrimentos en las almendras han demostrado contribuir en el mantenimiento de niveles saludables de colesterol LDL, sensibilidad a la insulina y función de las células beta i3.


Este estudio contribuye con las crecientes evidencias que sugieren que el consumo de almendras puede contribuir con la salud cardiaca3. Las almendras contienen 3.5 gramos de fibra, 13 gramos de grasa insaturada y sólo 1 gramo de grasa saturada por una porción de una onza.


Los consumidores de todo el mundo disfrutan las almendras de California por ser un producto natural, nutritivo y de calidad, lo que hace de ellas la exportación agrícola líder de California en términos de valor. El Almond Board of California promueve las almendras a través de su enfoque basado en la investigación de todos los aspectos de comercialización, cultivo y producción a nombre de más de 6,000 agricultores y procesadores de almendras de California, muchos de los cuales han sido operaciones familiares por generaciones. Establecida en 1950 y con sede en Modesto, California, el Almond Board of California es una organización sin fines lucrativos que administra una Orden de Comercialización Federal decretada por agricultores bajo la supervisión del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos. Para obtener más información sobre el Almond Board of California o sobre almendras, visite la página www.AlmondBoard.com.


Buenas noticias para la grasa. Los Lineamientos Alimenticios de los EU recomiendan que la mayoría del consumo de grasa sea insaturada. Una porción de almendras (28g) contiene 13g de grasa y sólo 1g de grasa saturada.

                              ###

1 Cowie CC, et al. Full accounting of diabetes and pre-diabetes in the U.S. population in 1988-1994 and 2005-2006. Diabetes Care 32 : 287-294, 2009.
2 United Health Center for Health Reform and Modernization. The United States of Diabetes : Challeneges and Opportunities in the Decade Ahead. November 2010.
http://www.unitedhealthgroup.com/hrm/UNH_WorkingPaper5.pdf
3 Scientific evidence suggests, but does not prove, that eating 1.5 ounces per day of most nuts, such as almonds, as part of a diet low in saturated fat and cholesterol may reduce the risk of heart disease.
4 Wien M, et al. Almond consumption and cardiovascular risk factors in adults with prediabetes. J Am Coll Nutr. 2010 Jun;29(3):189-97.

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed?term=Wien%20M%2C%20Almond%20consumption%20and%20cardiovascular%20risk%20factors%20in%20adults%20with%20prediabetes.
5 U.S. Department of Agriculture, Agricultural Research Service, 2010. USDA National Nutrient Database for Standard Reference, Release 23. Nutrient Data Laboratory Page,
http://www.ars.usda.gov/ba/bhnrc/ndl